flo_portrat

Florian Schwenkert

Una cosa está clara: el rubito de ojos azules no cumple el estigma. Cuando se trata de "iniciativa" lo tiene todo a su favor y sabe distribuir nuevas tareas entre sus trabajadores con el encanto y buen corazón que le caracterizan para que nadie se aburra. Su predisposición a reírse solo puede ser derrotada si le insinúas que el 6to café del día a las 6 de la tarde quizás no es buena idea.